Volver

DOLOR DE

Peregrino

Cuando después de un largo camino por fin entres en la Plaza del Obradoiro, deberías sentir orgullo y felicidad, no un horrible dolor de pies. Sigue estos consejos y conviértete en el peregrino perfecto.

Dolor de Peregrino

Cómo prevenir el dolor de espalda por caminar mucho

dolor de Peregrino:

1

Ser peregrino no es como salir de paseo. Prepárate mental y físicamente para disfrutar del camino.

2

Cuando entrenes, dedícale un tiempo extra a tus cuádriceps para evitar lesiones de rodillas.

3

El calzado es fundamental: elige uno adecuado a la actividad y al terreno, asegúrate de que agarra bien el tobillo y, sobre todo, úsalo antes de empezar el camino para adaptarlo a tu pie.

4

Bebe mucho. El agua y las bebidas isotónicas son los mejores compañeros de viaje para evitar la deshidratación y los calambres musculares.

5

¡Ya solo falta la mochila! Vas a tener que cargar todo el día con ella así que elige una ajustable a la espalda, lleva solo lo imprescindible y cárgala solo de buenos recuerdos.

El dolor se lleva mejor si se comparte.

Todos tenemos un amigo al que le duele algo
¡Compártelo!